miércoles, 1 de noviembre de 2017

El terror sobre Manhattan



Bebo el último whisky en el ‘Kiss Bar’, /
la última margarita en ‘Santa Fe’, /
rodeo la ciudad y su muralla de agua /
en la que ya no queda nada que fue mío.

[José Hierro, ‘En son de despedida’ Cuaderno de Nueva York, 1998]

5 comentarios:

Margarita dijo...


Que descansen en paz las víctimas inocentes de la barbarie de la sinrazón y que sus alma paseen libres y gozosas por el paraíso.

Abrazotes solidarios

RECOMENZAR dijo...

Estas bien???
un abrazo inmenso

Poetiza dijo...

Un gusto volver a leerte,,,,saludos

Forbidden dijo...

Silencio por los que han volado, castigo a la mano asesina.

Te leo

Juan Carlos dijo...

Hay muchas formas de decir adiós y José Hierro abarcó todas en sus versos. Lo de Manhattan enluta los sentimientos, pero sin dejar de reconocer el doloroso suceso, el venir a tu casa después de tanto tiempo, me hace sentir estos (sus) renglones de una forma distinta.

Gize (sumergiéndome en el texto) En labios como los tuyos, el whisky se bebe a besos y hasta las “margaritas” que se sirven en vaso, se derriten ante ti.
Tus versos se leen con prescripción de cardiología. Ladrona de suspiros, sultana de mi admiración, tus versos me encarcelan en las celdas de tus renglones, pero a la vez, te hago rehén de mis locos comentarios.
Rico no es el que lo tiene todo, sino quien menos necesita (y en ese rubro, somos nosotros los que necesitamos de ti)

Gize (ni siquiera sé si me escuchas)… pero no te despidas nunca, porque para ti jamás existirá un adiós.

Besos mil.
Pd. Lo arriba escrito, va con el cariño y el respeto de siempre

OBRAS DE MENTEINVISIBLE