domingo, 10 de febrero de 2008

OFRESCO EN PRESTAMO MI TRISTEZA









Con dolor coloco este anuncio....

Sí, pero remarco que sólo la ofrezco en PRESTAMO, no la regalo, no la vendo.

Sería una gran deslealtad salir de ella para siempre, sin piedad ni gratitud.

Mi Tristeza está muy bien educada, y adecuada para estos tiempos modernos.

Es muy menudita, cabe en la polvera más discreta. Si hay que salir en compañía, ella sabe reír y conversar. No se pone pesada, nunca desentona con el ambiente. Nunca, nadie se percata, que siempre está ahí, muy dentro de mí.

Ella, igual es compañía, al dejar escapar una "furtiva lacrima" escuchando

“E “Lucevan Le Stelle”, o en un salón bailar a Frank Sinatra, con “Flay Me to the Moon”; y si el ánimo es de autocompasión, con un trago de Jack Daniel‘s, escuchando a la Lupe, y su “Puro Teatro”… también va.

Cuando hay que trabajar, no me quita concentración, sabe que es importante y mi atención no distrae.

¿Por qué la quiero prestar?

Porque mi vida, está tejida con hilos de sorpresa, y un amanecer, cuando menos lo esperaba, mi viento trajo de vuelta mi Alegría, a mi vida.

Sí, mi Alegría, la que yo creía perdida para siempre, saboreando otros amaneceres, acariciando atardeceres ajenos y animando con sonidos de música y latidos, otras noches de luna y estrellas, que no las mías.

Cuando mi Alegría se mudó con nosotras, quise que viviésemos juntas las tres

¡Juro que lo intente!

Pero mi Alegría, no es tan menudita como mi Tristeza. Es bulliciosa, su risa no sabe de discreción. Todo el día quiere sólo cantar y amar, sin la mínima moderación.

¡Y Dios mío! Cómo se pone de impertinente cuando mi Tristeza y yo la queremos moderar.

Nada deja en su sitio, constantemente remueve en mi alma, todo lo que ya tenía un lugar. Tenazmente cada mañana, inicia una obstinada persecución, y cada uno de los recuerdo que mi dulce Tristeza atesoró por tanto tiempo, son lanzados al viento sin ninguna compasión, para que él los aleje de mí.

¡Y a ella, a mi pobre Tristeza? no le deja paz, la persigue y la hace constantemente llorar.

No puedo seguir sintiendo, como lentamente muere de tristeza mi Tristeza.

Es por eso que la ofrezco en préstamo y busco otra alma a la que pueda acompañar.

Pero repito, únicamente en préstamo. Sólo hasta que llegue ese inevitable momento; en el que mi viento, de nuevo a mi Alegría invite a marchar, a volar...

… Y ella, mi Tristeza, deba regresar.


Texto:Gizela Rudek

Oleo.Amanecer
www.sivera.com

11 comentarios:

Amor dijo...

cuanto más te leo más me gusta lo que dices

yo quiero ser tu viento

:)

amor

fernando dijo...

Bonita, es tu forma de escribir. Sabes enganchar y transmitir. Besos.

Jose Roces dijo...

Simplemente envuelves
Un beso
Jose A.

Anónimo dijo...

Me encanta,bello, bello.
Un besote.
Maria

IndeLeble _ Ali dijo...

Me encantaría hacerle el favor a TU tristeza , pero mi alma ya no tiene lugar esta toda invadida de Tristezas,y no recuerdo las alegrías que seguro tuve!
Ali

Graciela dijo...

Dijo una vez el poeta sufí Yalaludin Rumi:"Vi al pesar beber una taza de tristeza y dije: que dulce es su sabor,¿ verdad?.Me has descubierto, dijo el pesar y has arruinado mi negocio, ¿como voy a vender la tristeza, ahora que sabes que es una bendición?.

Sabia que te fascinaba la poesia, pero no conocía tus dotes de escritora, te felicito, k

Ricardo Tribin dijo...

Gisela,

Haces bien en prestarla o quizas en dejarla ir. La tristeza no es buena amiga. Abrazos...

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Sabes que expresión más interesante del prestar la tristeza, porque la alegría no la deja en paz.

Esta muy interesante ese relato, y me acorde que también podrías gastar tu triteza, si al final te la devuelven, no crees que sea posible gastarla, y deja que la alegría este tranquila ahi donde esta.

Bueno si la tristeza no se deja gastar, entonces segui dandola en prestamo, q

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

QUE PENA POR UN DEDAZO SE ME PUBLICO SIN CORREGIR Y TERMINAR LO QUE TE ESTABA ESCRIBIENDO, ACA LO PONGO REVISADO Y TERMINADO:


Sabes que expresión más interesante del prestar la tristeza, porque la alegría no la deja en paz.

Esta muy intenso ese relato, y me acorde que también podrías gastar tu tristeza, si al final te la devuelven, no crees que sea posible gastarla, y dejar que la alegría este tranquila, ahí donde esta.

Bueno si la tristeza no se deja gastar, entonces seguí dándola en préstamo, que al final de cuentas es un recuerdo totalmente válido.
Saludos

Tomás dijo...

amiha gizela

a mí no me importa cargar con tu tristeza, la trataré como es debido, como caballero cantaré canciones de desamor, de penas amargas y de corazones rotos, estará bien en mis brazos, cuando quieras, mándame un poco de viento y te la devolveré, tenga tantas que por una más ya no me importa siempre que te pueda ayudar

un servidor
besos

Tomás dijo...

hola Gizela,

acércate en tu viento a mi hotel, te he dejado un regalo.

besos

OBRAS DE MENTEINVISIBLE