domingo, 22 de junio de 2008

Un hombre, una hora .¿una vida?

UN HOMBRE, UNA HORA, UN CAMINO.

¿Estoy dormido y despierto camino, o estoy despierto y entre sueños camino?
No lo sé.
Recorro mi vida en una hora.
En el primer cuarto de hora, siento mis pasos andando sobre mis estupideces. ¿Muchas?
Sí, pero de poca valía. Son pequeñas piedras en el camino, no obligan esfuerzo al caminar. Lo recorro a paso ligero. Voy silbando con el viento, a los acordes de una vieja canción.
Sigo al segundo cuarto de hora y me encuentro con viejos pecados forjados de soberbia, que nunca buscó perdón.
Difícil se torna el camino. Se convirtieron en grandes piedras que ganaron altura, sobre un andamiaje de estupideces, al las que siempre otorgué mucho valor.Ya no me es fácil caminar, ya mis silbidos no acompañan al viento, y me cuesta respirar.
Paso a mi siguiente cuarto de hora. Adentro el reino de mis angustias.
¡Haberme traído botas de escalar! Casi no logro avanzar. Las angustias se transformaron en rocas gigantes. Aún teniendo piernas fuertes, me es difícil avanzar. Resbalo mucho. Todo está recubierto de una extraña sustancia. Me ayudo con mis manos a fin de avanzar, y se me ensucian, y me las miro y la reconozco.¡Es mi estupidez! De años guardada, se hizo líquido baboso, que envuelve todo, que sella todo. Intento respirar, pero el aire es espeso, pegajoso. Se acumula en mis fosas nasales, se mezcla con mi saliva, paraliza mi lengua. Desde el subconsciente sollozo un auxilio, pero queda atrapado, suspendido. Nada escapa.
Mi último cuarto de hora por explorar: El amor.
Y un desierto de arenas movedizas me engulle. Ya no logro avanzar. Mis piernas se hunden, mis brazos no encuentran a que asirse. Voy cayendo. La arena que lentamente cede y abre paso a mi hundimiento, inmediatamente cierra, cualquier rendija de posible retorno.
Observo puertas cerradas. Recuerdo haber cerrado cada una de ellas, y arrojado cada llave, a un pozo de indiferencia.
Abajo, al final de la caída, un inmenso río formado de estupideces, sigue un cauce sin destino.Y me ahogo en su soledad. Y termina mi hora, mi camino, y hoy esta desnudez, que no se si está siendo soñada despierto, o vivida en sueños, sólo es arropada por un gran titulo final...

¡Yo solo y mi estupidez!

texto: Gizela Rudek

27 comentarios:

july dijo...

La experiencia es deseo, afán o proyecto de realizarse en sí misma, en el mundo, en mi yo y en los demás. Abarca mucho. ¿Aprieta poco? ¿Quien no le da a la experiencia un valor inmenso, casi sinonimo de la vida misma: experiencia del amor, de la amistad,del trabajo, de la creación, del poder, de la felicidad? Pero experiencia significa también orgullo, verguenza, ambición, temor. Y placer. Y esperanza.
Felicitaciones! cada dia creces más

Gustavo Camacho dijo...

Por cierto, Sísifo tenía algunos problemas parecidos a los tuyos y alos míos.
Esa eterna flagrancia. Obsecados por naturaleza. Ahora bien, si te crees que eres falta de inteligencia, hazme el bien en mirarte en el espejo de tus bellas y, casi siempre, sabias palabras. Permítete la más mordáz autocrítica, pero por favor nunca seas necia y mucho menos tan cruel contigo.
Gracias por siempre alentar mis intentos.

CORNELIVS dijo...

Vaya, vaya, por fin encuento alguien que "osa" escribir en latín, FANTASTICO.

Yo, como enamorado de la antigua Roma que soy, adoro todo lo que directa o indirectamente tenga que ver con eso.

He visto tu blog y me ha gustado, espero que no te importe que te visite a menudo.

Un cordial saludo.

J. L. Maldonado dijo...

Irónicamente la estupidez -a veces - abre caminos. No sé cómo, pero lo hace. Dura pero certera introspección la que haces. Ese cuarto de hora nos llega a todos. Nadie se salva. Fue grato leer esa interioridad.

Gracias por tu lectura y cierto, te debo el próximo capítulo de N.N.M.

Montserrat dijo...

Querida Gizz!

Que gran final para tu reflexión. Me ha gustado mucho leerla. Ese último cuarto de hora para explorar el amor. Que bello!

Que corta es la vida y cuantas cosas dejamos por el camino. Tropezar, levantarse y seguir ahí es donde está la grandeza de la persona.

Un beso enorme.

Montse

IndeLeble dijo...

Gize un abrazo por acá , te quiero muchísimo!!
Cada vez me gusta mas leerte y escucharte, GRACIAS AMIGA!!

Camilo dijo...

Duro pero realista. Y muy clarito. Espero no haber cerrado todas las puertas. Gracias.

Dédalus dijo...

Me has transmitido el tortuoso camino hacia uno mismo, a veces lleno de miserias, angustias y contradicciones...

Besos, Gizzela.

Gizela dijo...

Yuly Gracias ...y la esperanza especialmente
Besos

J. L. Maldonado dijo...

Apreciada lectora, he dejado el cuarto capítulo del hermoso libro de Neftalí Noguera Mora. Un gran olvido de la historia que trato de rescatar.

amor dijo...

me encantan estos escritos llenos de esperanza

:P

beso

ALAS DE MI LIBERTAD dijo...

me ha encantado tu relato y la forma en que esta espresado.
pasate por mi blog y recoge un regalito que hay para ti,besos

Edipo/de/Tebas dijo...

Upaaaa ! tu tampoco te quedas atras con tu locura eh? muy buenas palabras. Un cordial saludo.

fernando dijo...

Es tan duro como realista. En ocasiones, la vida puede llegar a deparar situaciones así. Besos

Gizela dijo...

Maldonado
El domingo con mi café y mi paz pasare a leerlo.
Gracias besos

Gizela dijo...

Gustavo
Un lo de la roca tienes toda la razón.Siempre estamos empujándola como Sísifo
Pero quien sabe?
Tal vez algún día no se nos devuelva, y podamos sentarnos sobre ella y ver mucho más lejos..
por lo menos músculos tendremos jajajaj
Besos poeta

Gizela dijo...

Cornelivs
Ya te lo dije en el blog...nada que ver, es mucha muleta y poco saber.
Un abrazo y bienvenido
Gizz

Gizela dijo...

Maldonado
Esa sí es una opinión positivista jajajaja
Pero quiero creerte.
Besos

Gizela dijo...

Montserrat
Sabias palabras como siempre amiga.
Un beso grande y un abrazo de oso

Gizela dijo...

Ali
No sabes como me alegra que estés de nuevo en tu blog
Te lo decía, siempre sale el sol después de la tormenta, y si no sale rápido, siempre están los paraguas de los amigos
Besos amiga

Gizela dijo...

Camilo
Tanto tiempo sin saber de ti
Nunca se cierran todas las puertas
Como me alegra que estés de nuevo en acción.
Pasaré a tu blog
Un beso

Gizela dijo...

Dédalus
Ya lo voy a quitar, demasiado tortuoso para mi gusto jajaja
Pero fue un buen ejercicio
Besos

Gizela dijo...

Santiago Amor
No salió la sacada de lengua. jajajaja
Vamos sí sabes que sólo es un ejercicio, pero bien ya lo quitó.
jajajaj
besos muchos

Gizela dijo...

Edipo
Nunca llegaré a tus limites jajajajaj
pero como dicen en Venezuela
Dios los crea y ellos se juntan jajajaja
un abrazo

Gizela dijo...

Alas me vas a poner mucho más gorda de tantos regalos lindos jajajaja
Pasaré gracias amiga
besos

Tomás dijo...

la soledad puede hacerte obstinada e incluso hacer que te desprecies pero eso no está bien, uno tampooc puede pretender ser más que nadie y estar encima de los demás pero a veces un poco de egoísmo viene bien y poruqe no ser algo o un poquito mejor que nadiey que los estúpidos y necios sean los demás como pòr ejemplo aquellos que rigen el mundo a sus anchas y hacen con nosotros lo que les plazca.

besos

Gizela dijo...

TOMAS
Sólo es un ejercicio para el curso.
NO HABLO DE MÍ JAJAJAJA
De ahora en adelante, pondré la respectiva acotación
Estás como Gustavo y Santiago jajaja
No escribo siempre lo que pasa en mi interior jajajaja
besosssss muchos

OBRAS DE MENTEINVISIBLE