domingo, 22 de noviembre de 2015

Muerden Confusiones



Muerde sol y frío
Mañana dominguera de agónico noviembre
cuando árboles enredados
sostienen en sus ramas un enredo de estaciones
Verde insolente y ambarino suave
ondulan confusión sobre ramas
mientras algún ocre intenso
desmoronándose
va remolinando justo otoño por esquinas y pretiles
Muerde el calendario meridiano 
con cercanía de otro final de tiempo
con cercanía de otro comienzo de tiempo
Así muerde la conciencia de los desiertos que me han rechazado
y muerde esta nueva resta que se impone
Acosada por mi propia estación
cegada persigo palabras en algún viejo poema
espantando esa añoranza que culmina vida


Gizela Rudek J

jueves, 19 de noviembre de 2015

DÍA DEL NIÑO Y ACNUR

Tengo una amiga. No la conozco personalmente y probablemente nunca nos conoceremos;pero digo que es mi amiga, porque me regala "refuerzo de humanidad"cada mes,  a través de un mail
Hoy María Ángeles de A.C.N.U.R,  me escribió para recordarme que mañana es
DÍA DEL NIÑO 
Y para ese "mi refuerzo humanitario", hoy me cuenta historias de niños. De niños refugiados.
Actualmente, alrededor de 27 millones de niños refugiados y desplazados en el mundo están bajo el amparo de ACNUR. Su infancia se ha roto bruscamente al dejar atrás su hogar, sus amigos, sus juguetes, su educación…a menudo han perdido incluso a padres o hermanos.
Hoy quiero compartir parte del mail de mi amiga "refuerzo humanitario"

18 Noviembre 2015
La mitad de los refugiados en el mundo son niños

En el Día Universal del Niño creemos que es importante recordar también a los 27 millones de pequeños que viven desarraigados o exiliados en el mundo bajo el amparo de ACNUR, la mitad de la población total de desplazados y refugiados.

Actualmente, hay en el mundo más de 27 millones de niños refugiados bajo el amparo de ACNUR. Son niños que han tenido que huir de la guerra y la violencia y enfrentarse a un futuro incierto fuera de su país. Han abandonado su casa, su escuela, a sus amigos…su vida tal y como la conocían.

Muchos niños hacen, además, este camino al exilio solos, como Yayo
Una niña sursudanesa de 13 años que llevó a Uganda a sus tres hermanos pequeños para ponerles a salvo de la violencia. Cuando los combatientes llegaron a su aldea, sus padres estaban fuera de casa, en el mercado, y Yayo tuvo que salir corriendo con sus hermanos en medio de la multitud. Consiguieron llegar a Uganda tras pasar varios días caminando y turnándose con su hermana para cargar al más pequeño, de 2 años. Afortunadamente, los niños se reencontraron con su madre poco tiempo después en un asentamiento.

Sólo la guerra en Siria ha obligado a casi 2 millones de pequeños a convertirse en refugiados y vivir en condiciones durísimas en países de la región como Jordania, Líbano o Turquía. De todos ellos, el 39% son menores de 11 años, como Saleh,
Que está tratando de conservar su pasión por las palomas a pesar de vivir en un asentamiento en Líbano
Su familia es criadora de palomas y él dice que le gusta alimentarlas y cuidarlas porqu recuerdan a su vida pasada en Siria, de donde huyó hace ya más de 4 años.

Además de los niños sirios que viven refugiados en la región, otros miles han venido a Europa con sus familias arriesgando su vida en el Mediterráneo. Llegan asustados por todo lo que han vivido y por el viaje. Todavía les quedan por delante muchos días de viaje, de espera en tierra de nadie entre fronteras, de frío e incluso momentos de caos y tensión. En el trayecto, la mayoría de ellos sólo sueña con un futuro mejor en el que volver a tener un hogar y regresar a la escuela.


El duro viaje en busca de un lugar seguro lejos de la violencia acaba en países del norte de Europa, donde solicitan asilo y esperan ser reconocidos como refugiados. Mientras, aprenden un nuevo idioma, hacen nuevos amigos y reinician poco a poco su vida.

200.000 niños han solicitado asilo en Europa

Algunos niños refugiados se encuentran en una situación tan vulnerable que ACNUR tiene que buscar soluciones duraderas para ellos, como por ejemplo el reasentamiento.
 Ese fue el caso de Abdu,

Un niño sirio de 7 años sordo de nacimiento que fue trasladado a Alemania con su familia y que ahora puede oír gracias a la cirugía que le practicaron. Su historia es similar a la de Omar, el niño sirio que no podía crecer, y a la de otros muchos pequeños que necesitan tratamientos médicos a los que no pueden acceder en los primeros países que les acogieron.


Gracias al apoyo de socios y donantes, ACNUR puede seguir ofreciendo apoyo, asistencia y soluciones a muchos niños refugiados.
Si tú también quieres colaborar, puedes hacerte socio de ACNUR a través de nuestra web.
Pincha arriba y celebra el Día del Niño

Besosssssssssssssss

sábado, 14 de noviembre de 2015

LUTO EN PARÍS ...una vez más, el odio se ensaña



"Entre vueltas de tiempo 
así el odio se destierra del espejo del olvido 
y así la humanidad con asombro 
lo bautiza con un nuevo nombre
Pero es el mismo odio de tiempos inmemoriales 
cabalgando sobre los Heraldos Negros que envía la muerte"





Imagen tomada de Internet 

OBRAS DE MENTEINVISIBLE