viernes, 27 de septiembre de 2013

Entre albas y ocasos guardados en San Juan. Haikus

Regalo de GELU
Desde
Cine Programas De Mano
Penélope Aguarda en Itaca

Sueño nocturno,
subsáname las fuerzas
de mi otoño.



Palmas y faroles
tutelan soledades
en un desvelo   



Asoma el sol
y las arenas plateadas
olvidan la noche



 Sube el telón:
A la obra asiste tu ausencia
y mi recuerdo


En solitario
rompe silencio dorado
un aleteo



 
Al amanecer
invocación de recuerdos
trasgrede el hoy 



Desparramándose
con orgasmos de ocre   
se oculta el sol 



Buscando certeza 
se despidió la tarde 
sobre mis dudas



Asoma la noche
pero la tarde resiste
Así, mi otoño 


,

lunes, 23 de septiembre de 2013

Mar en otoño. Haikus

Haikus de regalo
Desde:HADAQUENADA y DADA SOLO DADA

Al amanecer
sonríe el sol de otoño
a tu mirada.


Una hoja otoñal,
al atardecer, el sol
se posa en el mar



 
Futura tormenta
sobre un mar sosegado
ensaya el gris  





Amaneciendo 
se apagan las estrellas 
con ardor de alba




Luces y sombras
arrullan la ciudad dormida
afinando día 


Ecos dorados
riega la brisa otoñal
sobre las olas





¡Otoño reclama!
Pero las flores rebeldes
le imponen color


Gizela Rudek J
Safe Creative #1310138015067

martes, 17 de septiembre de 2013

Olmeda de las Fuentes y Secundino Rivera

Olmeda de las Fuentes es un rinconcito de la geografía de la Comunidad de Madrid
Callecitas empinadas, mucho verde, mucha lindura; y en una de sus calles:
El nombre de Secundino Rivera, sobre una placa que desde hace varios años señala con orgullo, donde vivió el maestro y tan querido amigo y vecino.
El sábado Olmeda rindió un hasta luego, a quien fuera su gran enamorado.
Para Secundino, Olmeda fue uno de sus paraísos, "uno de sus estudios", más queridos...
Para el resto de sus amigos de Galicia y Venezuela, Olmeda se convirtió en paso y visita obligada
Para mí, en tardes largas a punta de te o de vino tinto, -el blanco, no tenía suficiente carácter para Secundino- En charlas sobre lo humano y lo divino; en almuerzos en casa de sus amigos y en un sitio, donde me siento olmedeña usando un pasaporte, con el nombre de Secundino Rivera y su historia.

Marian, su niña, su sueño convertido en realidad, su mejor obra.
Lee una poesía, por ella escrita, cuando su papá era huésped del piso 14
María, su amor, su musa, su amiga y asistente en todo.
Una composición a su honor, con letra y música, de sus amigos y vecinos.
Mientras que una pantalla, mostraba fotos del maestro en su ambiente, lienzos, pinceles y color...
Una bonita noche de recuerdos, de sonrisas y narraciones; porque cada uno tiene una historia, bien guardada y acompañada de una buena risa
Porque Secundino Rivera, no sólo transmitía color a sus lienzos y sus esculturas....también, a todos los que tuvimos la fortuna de habernos cruzado en su vida.
Y así, cada uno, iba recordando y narrando su propia anécdota...con vino tinto...el blanco no tiene color...y Secun: genio y figura...
Siempre con nosotros, enmarcado en una enérgica bocanada de vida...como era él.

viernes, 13 de septiembre de 2013

Jimmy Fontana y El solar de los Cuadrelli

La vida no siempre es como nos la contaron.
Pero cada vida es un cuento.Y se organiza enlazando sonrisas y lágrimas.
Lleva en su repaso, canciones que nos acentúan. Lleva sabores y olores, flotando entre paisajes existenciales que abren y cierran paréntesis, con momentos vividos.
Todos los seres humanos en repaso de memorias, somos escritores sin escribir sobre papel.
Nuestros recuerdos cumplen estrictamente las famosas reglas de escritura creativa: "mostrar" con palabras...
Porque Ellos, sin letras, "muestran" con vida...

Ayer tarde conducía hacia Madrid y de lado y lado de la autovía, acompañaba un paisaje con anillos dorados de siega matizando marrón final y girasoles que perdida su altivez amarilla, ya miraban doblados de tiempo sus raíces.
Su cuento como protagonistas del verano, roza ya su desenlace final a fin de convertirse en alimentos de animales y humanos...
Así el verano, ya roza un nuevo otoño, que tímido asoma en este lado del mi luna
De pronto, la radio anunció que había muerto Jimmy Fontana.
Y las emisoras giraban y giraban con IL MONDO; y yo giraba y giraba, en el Solar de los Cuadrelli.
Mis primeras palabras en un idioma después del polaco, sin ser el castellano.
Mi primer sobrenombre: Farfallina
Piernas demasiado flacas y pelo en risos tan finos, que nunca pudieron ser bonitas trenzas, pero en mis juegos, se trenzaban con flores de un viejo castaño, que sombreaba aquellas humildes casitas de colores, guardadas en el viejo solar.
Olor a salsa roja con orégano y albahaca, servía de feliz refugio, cuando mi mamá perseguía con un plato de revuelto de sesos de vaca, intentando que mi apetito se abriera y mis piernas engordaran.
De lengua larga y aguda, siempre con una nueva pregunta y más de una respuesta a conveniencia; larga como la lengua de las iguanas, que placidas vivían entre el verde del viejo árbol.
Así, en la mitad de ninguna parte, en un pueblo agrícola venezolano llamado Acarigua; un pequeño mundo italiano de emigrantes y sus hermosas canciones como cortina de sus ventanas, es el escenario que guarda mis primeros recuerdos venezolanos.
Y escuchando a Jimmy Fontana, recordé , y mientras los kilómetros se comían el asfalto...
pensé que al final, sólo somos un cúmulo de memorias, y cuantas más se acumulan, más nos acercamos al final...
con más o con menos colores, dependiendo de la suerte y los giros, que trae nuestro destino en sus bolsillos.

Muere el cantante italiano Jimmy Fontana, que triunfó con "El Mundo

Desde una vieja entrada...
El Solar de los Cuadrelli

Colores matizan los flacos ladrillos
y bajo el tamiz de la copa de un antiguo madero
luces y sombras apuestan contra la derrota que persigue
Refugio de constructores de un nuevo soy
De lenguas extranjeras ahuyentadas de la Torre de Babel

Asoman iguanas encrestadas
desde su cielo de hojas trémulas
Fustigan verde con su cola de prehistoria y escamas
y una niña forastera
adorna su cabeza con flores que llueven del anciano Castaño

Manos ásperas abren y cierran largas jornadas
con obligo a ser también espanto de la añoranza
Anillos engastados de grasa oscura
orillan los días de las arenas movedizas
para atornillar vida nueva en una precaria escalera

Enmarcada a la ventana de la cocina
una templanza sonríe
Lleva delantal de harina blanca amasando días
Y en cada vuelta de masa y reloj
escribe una nueva página en la vieja historia del libro del exilio

Ella empolva de suspiros sus fieles soldados de papel
Ellos defienden su nueva trinchera del conspiro del olvido
Son sus recuerdos en fotos a blanco y negro
y cobran vida y muerte a ratos
como el vuelo de las luciérnagas
cuando canta luz indecisa la melancólica alborada

Viejo solar de casas coloradas
Sus espíritus visten hoy esmoquin de evocación
Sólo necesitan los vientos de la noche cálida un ¿te acuerdas?
para que asomen las iguanas moviendo su cola
para que lluevan flores del viejo madero

Y el fantasma de la niña forastera
cruza el antiguo solar de los Cuadrelli
con flores de castaño sembradas en su cabello


¡Feliz fin de semana!

domingo, 8 de septiembre de 2013

De nuevo Septiembre

HAIKU DE GELU
Aquel poema
regresa como sombra
en los otoños


Y de nuevo septiembre
una vuelta más que resume tiempo
y los colores envalentonados de luz
se preparan para rendirse ante dorados
Una vuelta más
hará caer lluvia de restos de estío
crujiendo melancolía tras mis pasos
Alfombra de remembranza en remolinos
anudará cortos días con largas noches
para desnudar ante mí la vida
como los árboles se desnudan del verde
Plateará la luna paginas manoseadas
con aquellos versos malditos
escondidos tras el revés de mi sonrisa
Y la sombra de aquel poema quebrado
se enganchará como broche ocre
y hará sangrar mi corazón de otoño



Gizela Rudek J
Safe Creative #1309085736408

jueves, 5 de septiembre de 2013

Fuimos, somos ¿seremos?

No hay pura luz
ni puras son las sombras
No somos puro amor
tampoco extracto de odio en frasco chiquito
Matizamos puentes andados
como el amanecer sobre una playa coqueta de azul
matiza su adiós a la noche que le da paso
o como ese ocaso teñido de rojo y cielo
matizando el aire por el sonrojo del sol
cuando intuye la pasión de la luna
Nos recordamos tamizando el corazón
y nos descubrimos en sedimento revuelto
sobre lino frágil de existencia
Somos pepitas de oro y barro mojado
Restos de invierno y brizna verde resistiendo
Palabras de miel se abrazan a silencios de cicuta
y con luz y sombra se cruza el amor y el olvido
Somos indulgencia y penitencia sorteando vías
Algún que otro poema mejor garabateado
que nos versa sobre pasarelas derruidas de tiempo
para sostener memorias de aguamiel y veneno
Somos acierto acentuado con errores
Somos virtud sin zafarse de la banalidad
Y atisbando adelante llamado mañana
seguimos siendo misterioso lino
empeñado en trampear para bien al destino
mientras espera nuevo sedimento y final mortaja



Gizela Rudel J

domingo, 1 de septiembre de 2013

Del piso 14 al aroiris

Haiku de Gelu, dedicado a Secundino
Su cabellera/ brilla cual las estrellas/ del infinito.




Del piso 14 al arcoíris
flotando entre colores, ya eres pasto fértil de nuevos  pintores y poetas
Hoy El Avila



 se ha engalanado con un nuevo espíritu 
y El Molino muele que muele tus tonalidades, mirando a punta de suspiros a tu querido O´ Barqueiro 


El Quijote que me dibujaste cuando la vida te arranco un ojo
"Tu primer dibujo mirando al infinito"...lo bautizaste

Ese tu infinito, me lanza con más fuerzas al único infinito valido:Amor a la vida  
Amor a quienes que nos rodean y a lo que nos rodea 
No dejas grises indecisos a tu paso Secundino Rivera
Por eso te digo hasta luego…
con  colores en mi alma
sin lágrimas... como pediste.





“Al palpar la cercanía de la muerte, vuelves los ojos a tu interior y no encuentras más que banalidad, porque los vivos, comparados con los muertos, resultamos insoportablemente banales.” -Miguel Delibes


Muele que muele y bate que bate el molino de Secundino
Empinadito en ilusión, con fragancia de monte y madera se perfuma, y con brisita marina se despeina.
Pétalos de rosa muele que muele, para regalarle rosados al sol en sus amaneceres.
Muele que muele y bate que bate, el molino de Secundino.
En las noches muele reflejos de luna y deseos pedidos, que estrellitas marinas pescan de la cola del fugaz lucero.
Para los siglos, muele que muele sueños gallegos que guardan los versos de la Rosalia
Muele de noche, muele de día, y muele que muele el molino de Secundino.
En su piedra guarda todo lo molido y remedio él tiene para todos los males.
Como cura para la tristeza, sonrisita de pescador muele el molino y muele que muele, rapidito vuelan lejos los pesares.
Sí el desamor arrastra una pena, ramitas de eucalipto y pino muele el molino, y muele que muele con dulce aromita, trae consuelo.
Muele cantares gallegos y brisita mojada, que regalan lágrimas y regalan risas
Muele amores de suspiro y espera, muele poemas en papel verdecito  que flores y espinas en su monte han escrito.
Muele que muele el molino de Secundino
Muele morriña y gaita gallega
Y de colores molidos que el molino muele que muele
Secundino pinta Avilas en sus atardeceres.
Muele que muele, bate que bate, el molino de Secundino

OBRAS DE MENTEINVISIBLE